Conferencia de Interconexiones 2017

Interconexiones entre la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030 y el Acuerdo Climático de París: Explorar el papel de los actores estatales, no estatales y subnacionales. (12-13 mayo, Bonn)

La adopción de la Agenda 2030 (incluidos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Proceso de Financiación para el Desarrollo) y el Acuerdo Climático de París ofrece una oportunidad única para avanzar hacia un desarrollo más integrado y equilibrado. El desarrollo sostenible no puede lograrse sin abordar el cambio climático cuyos impactos tienen el potencial de detener o incluso revertir los logros del desarrollo.

Por el contrario, las acciones para abordar la mitigación y la adaptación al cambio climático también deberían abordar cuestiones fundamentales del desarrollo sostenible, incluyendo la mitigación de la pobreza, la seguridad alimentaria, la igualdad de género y los derechos humanos.

A medida que el mundo avanza hacia la implementación de la Agenda 2030 y del Acuerdo de París, los años 2017-2030 son cruciales. Para asegurar una transición oportuna hacia un futuro sostenible, bajo en carbono y resistente al clima, los gobiernos nacionales deben hacer esfuerzos ambiciosos.

Sin embargo, una transición completa requerirá también de los esfuerzos de otras partes interesadas, como las empresas y los inversores, las organizaciones de la sociedad civil y las comunidades religiosas, y las autoridades locales y regionales.

Afortunadamente, en los últimos años hemos sido testigos de una creciente oleada de acciones climáticas y de desarrollo sostenible por parte de una amplia gama de actores estatales y no estatales. Un número creciente de acciones no estatales y subnacionales de clima y desarrollo sostenible se registran en la ONU.

Varias plataformas también han surgido para apoyar, rastrear y ampliar estas acciones, por ejemplo, la Incubadora de la Asociación del Clima del Sur (SCPI) busca fomentar asociaciones en el Sur Global; La Plataforma de Innovación Financiera (FIP) identifica y pilota instrumentos financieros para ampliar las intervenciones de SDG; Y la Plataforma de Iniciativas Climáticas del PNUMA recopila y rastrea información sobre iniciativas internacionales de clima cooperativo.

La participación estratégica de los actores estatales y no estatales y las iniciativas de cooperación pueden crear sinergias entre múltiples procesos políticos que abordan el cambio climático y el desarrollo sostenible, como el Programa 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Foro Político de Alto Nivel, la UNFCCC, G20 y el Programa de Acción de Addis Abeba (AAAA).

Sin embargo, tales compromisos involucran a las partes interesadas de los países desarrollados y en desarrollo para lograr resultados equitativos. La aplicación integrada es especialmente crucial para el desarrollo sostenible de los países en desarrollo, ya que son particularmente vulnerables. En este contexto, la conferencia sobre interconexiones convoca a destacados académicos, expertos destacados y responsables de políticas de los ámbitos pertinentes para intercambiar ideas y construir puentes entre el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Fuente: http://www.die-gdi.de/veranstaltungen/interconnections/

Habitat III y la Nueva Agenda Urbana

Las ciudades son claves para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)[1] y para alcanzar reducciones drásticas de gases de efecto invernadero. En este contexto, la Conferencia de Habitat III que se realizó del 17 al 20 de octubre en Quito, viene a marcar un paso gigantesco en los esfuerzos planetarios al reconocer a las ciudades como pilares centrales en esta discusión, expresado mediante la Nueva Agenda Urbana, la cual constituye una guía para orientar los esfuerzos en materia de desarrollo de las ciudades, sentando las bases para políticas y estratégicas para los próximos 20 años y orientando el quehacer institucional desde los Ministerios a los gobiernos subnacionales y la sociedad civil.

La agenda viene a sumarse a los otros cuatro pilares normativos del desarrollo, a decir el Acuerdo de París, el Marco de Sendai, las Contribuciones Nacionales y las Metas de Desarrollo Sustentable. En conjunto, estos cinco pilares representan las cartas de navegación que orientan el quehacer global hacia un futuro resiliente y bajo en carbono. Lo importante de esta Nueva Agenda Urbana es que reconoce y se construye sobre insumos provenientes de los otros cuatro pilares, de tal forma que “territorializa” los desafíos expresados en éstos. Por un lado, considera el ODS 11 “Ciudades y Comunidades Sostenibles” como eje central para su concepción. Y por otro lado, toca directamente los ODS  6, 7, 8, 9, 12, 13, 15, 16 y 17, en cuanto reconoce a las ciudades como sistemas complejos, interconectados y con una amplia variedad de desafíos. Integra también insumos de París, al reconocer a las ciudades como fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero, las cuales no solamente albergan a una población en crecimiento por número de personas,  sino también como ejes centrales del aumento de emisiones per cápita, dado el crecimiento de demanda por bienes, servicios y energía. Asimismo, reconoce el rol estratégico que juegan las ciudades para disminuir los gases de efecto invernadero, ya sea por un diseño que avance hacia la compactación de ciudades, o el avance en eficiencias vinculadas al transporte y la gestión de residuos, entre otras.

En términos de la Resiliencia, la Nueva Agenda hace uso expreso de los avances conceptuales producto de la evolución del Marco de Acción de Hyogo hasta el Marco de Sendai, el cual pasa de centrar su quehacer en reducir los impactos ocasionados por desastres socionaturales, a mirar la construción de la Resiliencia como un eje central para asegurar la vida y bienestar de las personas, sus medios de vida, la estabilidad institucional y la estabilidad de los ecosistemas.

Si bien es esencial reconocer que la dirección ya está dada y tanto la comunidad internacional, como el sector privado y los gobiernos subnacionales ya esbozan mecanismos para implementar iniciativas que nos permitan avanzar hacia una transformación social, tecnológica y ambiental, ahora toca el turno de abordar el rápido crecimiento urbano y el diseño de la vida en las ciudades para que den cuenta de los desafíos planetarios. En este nuevo escenario se requiere que el crecimiento de la infraestructura sea coherente con las proyecciones climáticas, no despilfarrar recursos escasos (agua, energía), y asegurar el acceso democrático a los servicios en las ciudades. Todo esto desarrollado con un diseño que utilice a los ecosistemas como base en su planteamiento y que fomente los servicios ecosistémicos –tan degradados en nuestras cuencas y asentamientos humanos-.  En resumen, que el crecimiento de los próximos años demuestre que hemos aprendido de los errores del pasado y que hemos sido capaces de reflexionar sobre ellos. La implementación de la Nueva Agenda Urbana debe ser rápida, pero sobre todo, debe ser sabia en este sentido, lo que requerirá de audacia de los tomadores de decisión, puesto que no estará exenta de choques con intereses de algunos. El futuro no lo podemos ver, pero sí podemos reflexionar acerca de los problemas del pasado y la forma en que hemos reaccionado frente a ellos. Ahora toca aplicar lo aprendido.

[1]. PNUD, “Objetivos de Desarrollo Sostenible”. http://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals.html

Adapt Chile desarrolla Taller de Desarrollo Urbano Sustentable ante el Cambio Climático

Santiago, 26 de octubre de 2016

La actividad en la que participaron representantes de autoridades regionales y los municipios de Santiago, Providencia e Independencia, busca reflexionar acerca de cómo se vinculan los desafíos climáticos urbanos del Área Metropolitana de Santiago con los procesos globales actualmente en desarrollo.

El taller “Desarrollo Urbano Sustentable ante el Cambio Climático” se realizó el miércoles 26 de octubre en la ciudad de Santiago, desarrollado por Adapt-Chile, y ejecutado por GIZ. En la instancia participaron representantes de las autoridades regionales del Gobierno Regional, Seremi del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Seremi de Obras Públicas y Seremi de Medio Ambiente, junto a los municipios de Santiago, Providencia e Independencia los que evaluaron los riegos y desafíos que enfrentan el desarrollo urbano sustentable a nivel regional y comunal. La actividad se enmarca en el proyecto implementado por GIZ  “Cities fit for Climate Change”, que se realiza conjuntamente en Chile, India y Sudáfrica, en nombre del Ministerio Federal Alemán de Medio Ambiente, Conservación Natural, Construcción y Seguridad Nuclear (BMUB).

El objetivo del taller se centró en estudiar la vinculación entre los desafíos climáticos urbanos del área metropolitana de Santiago con los procesos globales que se están desarrollando actualmente,  y evaluar cómo impactan en la planificación y ejecución de proyectos regionales y comunales, con miras a definir una estrategia metropolitana de cambio climático con énfasis en desarrollo urbano.

Al ser consultado sobre la materia, Cristóbal Reveco, Director de Adapt-Chile indicó que “se hace necesario generar una visión de desarrollo urbano sustentable nacional, regional y comunal para la generación de políticas públicas responsables que permitan cambiar el paradigma a una sociedad baja en carbono que permita el crecimiento de comunidades más fuertes, preparadas y resilientes”.

Por su parte, Jordan Harris, Subdirector de Adapt- Chile y Jefe del Proyecto señaló que “la importancia del taller radica en que permite la visibilización, evaluación e incorporación de los riesgos y desafíos que presenta el contexto de cambio climático en materia de planificación, diseño y ejecución de proyectos”. La metodología participativa e inclusiva permitió que como producto del taller se recogieran ideas para incorporar los criterios de riesgo y desafíos a los proyectos emblemáticos de cada nivel de gobernanza que participó en la reunión, agregó el profesional.

El proyecto Cities fit for Climate Change es ejecutado por la GIZ en nombre del Ministerio Federal Alemán de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear (BMUB). Es la primera comisión de los fondos BMUB IKI (Iniciativa Internacional del Clima) que se destina para abordar específicamente el papel de las ciudades en la lucha contra el cambio climático.

El proyecto surge como una respuesta a  las tendencias de urbanización y el papel fundamental de las ciudades para hacer frente a los problemas del cambio climático, y pretende ser un apoyo a las ciudades en la generación de instrumentos que permitan un nuevo tipo de desarrollo urbano a prueba del clima. De esta manera el proyecto es compatible con soluciones innovadoras para la planificación urbana y hace aptas a las ciudades ante el cambio climático.

La Nueva Agenda Urbana Urbana adoptada en Habitat 3

El pasado jueves 20 de octubre se promulgó La Nueva Agenda Urbana en Habitat III con la finalidad de constituirse en una guía de cómo se impulsará el desarrollo urbano en las ciudades de los países miembros de las Naciones Unidas.

El documento fue aprobado por los representantes de las delegaciones nacionales sobre la base de tres principios básicos: no dejar a alguna ciudad atrás (en su desarrollo), promover las economías urbanas sostenibles e inclusivas, y fomentar la sostenibilidad ambiental. Esta pauta de navegación del desarrollo consta con 175 puntos principales, entre ellos destacan:

• Proporcionar servicios básicos para todos los ciudadanos: Los servicios incluyen acceso a la vivienda, agua potable y saneamiento, alimentos nutritivos, atención de la salud y planificación familiar, educación, cultura y acceso a las tecnologías de comunicación.

• Garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a la igualdad de oportunidades y libre de discriminación: Se reconoce que toda persona tiene derecho a los beneficios que sus ciudades ofrecen.

• Promover medidas en apoyo de ciudades más limpias:  Los líderes se han comprometido a incrementar el uso de energías renovables, proporcionar un transporte público mejor y ecológico, y gestionar de manera sostenible sus recursos naturales para promover la salud de las personas y del planeta.

• Fortalecer la resiliencia en las ciudades para reducir el riesgo y el impacto de los desastres: Algunas de estas medidas de mitigación y adaptación que los líderes se han comprometido a poner en práctica  incluyen: una mejor planificación urbana, infraestructura de calidad y la mejora de las respuestas a nivel local.

• Tomar medidas para hacer frente al cambio climático mediante la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero: En la Nueva Agenda los líderes se han comprometido a involucrar no sólo al gobierno local, sino a todos los agentes de la sociedad en la acción climática teniendo en cuenta el Acuerdo de París sobre el cambio climático, que busca limitar el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2 grados centígrados.

• Respetar plenamente los derechos de los refugiados, los migrantes y los desplazados internos, independientemente de su situación migratoria: Los líderes se han comprometido a establecer medidas que ayuden a los migrantes, los refugiados y los desplazados internos hacer contribuciones positivas a las sociedades.

• Mejorar la conectividad y apoyar iniciativas innovadoras y ecológicas: Incluye el establecimiento de asociaciones con empresas y la sociedad civil para encontrar soluciones sostenibles a los problemas urbanos

• Promover espacios públicos seguros, accesibles y ecológicos: Las ciudades pensadas y construidas para las personas.La interacción humana debe ser facilitada por la planificación urbana.

Asimismo, se definieron seis conceptos claves para promover en las ciudades: compacta, inclusiva, participativa, resiliente, segura y sostenible.

Puedes Descargar  La Nueva Agenda Urbana

16/10 Habitat 3: Conexiones entre la agenda urbana y climática

Conversatorio “Conexiones entre la agenda urbana y climática: liderazgo en las ciudades latinoamericanas”

Fecha: Domingo 16 octubre

Lugar: Next City World Stage

Horario:  12.00 a 13.00 hrs.

La nueva agenda urbana y el Acuerdo de París presentan oportunidades para que las ciudades del mundo avancen en políticas que valoricen el bien público y promuevan mejoría de calidad de vida por medio de un desarrollo resiliente, bajo en emisiones e inclusivo. El imperativo de construir ciudades bajas en emisiones, resilientes e inclusivas encuentra base en la ciencia, pero existen desafíos importante para implementar las transformaciones necesarias y avanzar en políticas públicas adecuadas. Superar esos desafíos requiere la acción y la colaboración de actores de múltiples sectores y la convergencia de agendas de desarrollo.
Para acelerar la acción climática en las ciudades de América Latina, Fundación Avina convoca a esta mesa para discutir las conexiones, desafíos y oportunidades que existen en la implementación de la nueva agenda urbana y la agenda climática.

La mesa en formato de conversatorio, se centró en las siguientes cuestiones:

 ¿Qué desafíos existen para implementar la agenda climática en contextos urbanos, traduciendo en decisiones políticas las recomendaciones de la ciencia? ¿Cómo responder a esos desafíos?
 ¿Qué rol tienen actores políticos y cívicos para implementar la agenda climática en contexto urbano y la nueva agenda urbana? ¿Cómo iniciativas colaborativas pueden contribuir en la implementación?
 ¿Qué iniciativas y acciones existen en América Latina que están avanzando en la implementación de la agenda climática en contexto urbano? ¿Cómo garantizan el link entre la agenda climátic ay la nueva agenda urbana?

Expositores:

 Cristobal Reveco, Fundador y Director de Adapt Chile
 Connie Espinosa, Directora Regional de Alianza Clima y Desarrollo (Climate and Development Knowledge Network CDKN)
 Hector Javier Bee Sellares, Secretario de Gobierno, Participación Ciudadana y Desarrollo Social, Municipalidad de Córdoba
 Ricardo Bertolino, Coordinador de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático – RAMCC
Moderadora:
 Paula Ellinger, Responsable por el Programa de Fomento a Acción Climática, Fundación Avina

Habitat 3: Conversatorio “Conexiones entre la agenda urbana y climática: liderazgo en las ciudades latinoamericanas”

En el marco de la celebración de Habitat 3 se desarrolló el conversatorio “Conexiones entre la agenda urbana y climática: liderazgo en las ciudades latinoamericanas”, el que se llevó a cabo el domingo 16 octubre en el Next City World Stage a las 12.00 a 13.00 hrs.

La nueva agenda urbana y el Acuerdo de París presentan oportunidades para que las ciudades del mundo avancen en políticas que valoricen el bien público y promuevan mejoría de calidad de vida por medio de un desarrollo resiliente, bajo en emisiones e inclusivo. El imperativo de construir ciudades bajas en emisiones, resilientes e inclusivas encuentra base en la ciencia, pero existen desafíos importante para implementar las transformaciones necesarias y avanzar en políticas públicas adecuadas. Superar esos desafíos requiere la acción y la colaboración de actores de múltiples sectores y la convergencia de agendas de desarrollo.
Para acelerar la acción climática en las ciudades de América Latina, Fundación Avina convoca a esta mesa para discutir las conexiones, desafíos y oportunidades que existen en la implementación de la nueva agenda urbana y la agenda climática.

La mesa en formato de conversatorio, se centró en las siguientes cuestiones:

 ¿Qué desafíos existen para implementar la agenda climática en contextos urbanos, traduciendo en decisiones políticas las recomendaciones de la ciencia? ¿Cómo responder a esos desafíos?
 ¿Qué rol tienen actores políticos y cívicos para implementar la agenda climática en contexto urbano y la nueva agenda urbana? ¿Cómo iniciativas colaborativas pueden contribuir en la implementación?
 ¿Qué iniciativas y acciones existen en América Latina que están avanzando en la implementación de la agenda climática en contexto urbano? ¿Cómo garantizan el link entre la agenda climátic ay la nueva agenda urbana?

Expositores:

 Cristobal Reveco, Fundador y Director de Adapt Chile
 Connie Espinosa, Directora Regional de Alianza Clima y Desarrollo (Climate and Development Knowledge Network CDKN)
 Hector Javier Bee Sellares, Secretario de Gobierno, Participación Ciudadana y Desarrollo Social, Municipalidad de Córdoba
 Ricardo Bertolino, Coordinador de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático – RAMCC
Moderadora:
 Paula Ellinger, Responsable por el Programa de Fomento a Acción Climática, Fundación Avina

Puedes ver a el video  de Cristóbal Revevo, Director de Adapt-Chile refiriéndose al evento:

18/10 Habitat 3: Las Ciudades y el Cambio Climático

El evento paralelo de Habitat 3 organizado por RECNET contará con la participación de Cristóbal Reveco, Director de Adapt-Chile junto a destacados expertos internacionales en cambio climático. 

En el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, HABITAT III, que se llevará a cabo entre el 17 y el 20 de octubre en Ecuador, se desarrollará el evento paralelo “Las Ciudades y el Cambio Climático: Armonizar las Estrategias Nacionales de Adaptación y Mitigación con Acciones Locales”, el martes 18 de octubre de 09: 30 a 10: 30 hrs. en la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Quito, y contará con la participación de Adapt-Chile, a través de la figura de su Director, Cristóbal Reveco.

El evento organizado por la Asociación de Reciclaje Red de Ciudades RECNET Internacional  busca analizar la vinculación de las políticas y estrategias nacionales ante el fenómeno global, en especial, las Contribuciones Nacionales Determinadas INDCs, con las políticas y acciones locales en las ciudades; y tiene como objetivo presentar los resultados preliminares de una revisión sistemática de INDCs actuales, el análisis de sus disposiciones e implicaciones para las ciudades.

En la oportunidad, se pondrá de relieve las barreras y las oportunidades de armonizar las políticas nacionales climáticas con la acción local, en relación con la adaptación y la mitigación; a través de un enfoque de resiliencia urbana, en última instancia, en miras a contribuir a una mejor comprensión de la integración entre el Acuerdo de París y la Nueva Agenda Urbana.

Cristóbal Reveco, Director de Adapt-Chile expondrá acerca de la Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático, presentando las experiencias, barreras, dificultades y oportunidades para incorporar la mirada del cambio climático desde la gobernanza local.

Antecedentes 

Los asentamientos humanos y ciudades son responsables de las tendencias y dinámicas atuales de cambio climático; al mismo tiempo, los asentamientos humanos son vulnerables a los crecientes efectos negativos del cambio climático, también porque el cambio climático está teniendo unos efectos multiplicadores sobre los actuales desafíos urbanos: la pobreza, la expansión, la desigualdad y la salud.

En 2050, más de 5 millones de personas vivirán en zonas urbanas, con lo que las ciudades tienen un papel central en la lucha contra el cambio climático, su determinación y la acción pueden defender los cambios transformadores ambiciosos que son indispensables para reducir las emisiones y limitar los impactos negativos del cambio climático. Las ciudades ya han empezado a tomar medidas para el desarrollo de planes, acciones y políticas para abordar la mitigación del clima, la adaptación y la reducción del riesgo a pesar de los avances siguen siendo todavía escasa y dispersa.

El Acuerdo de París exige cada vez mayor ambición e involucramiento por parte de los países, tanto en términos de mitigación y adaptación. A la fecha más de 160 partes han presentado INDCs y planes nacionales de adaptación, que están teniendo efectos y / o implicaciones directas para las ciudades. Cada vez más, se hace necesario entender la fuerza del vínculo entre las políticas nacionales climáticas y acciones locales, que tienen un papel fundamental, tanto para el Acuerdo de París, como para la implementación de la Nuevo Agenda Urbana.

En la instancia serán prelanzadas dos iniciativas internacionales para armonizar las estrategias nacionales y las acciones locales:

  • Instituto Resiliencia Urbana: Con el fin de armonizar las actividades internacionales de investigación
  • Resiliencia urbanas observatorios: Con el objetivo de apoyar la política y toma de decisiones a nivel local

EXPONEN

Jordi Morato, UNESCO Chair on Sustainability & RECNET

Marcus Mayer, United Nations Human Settlements Programme (UN-Habitat)

Johannes Hamhaber, TH Köln University of Applied Sciences

Cristobal Reveco, AdaptChile

MODERADOR

Nicola Tollin, RESURBE RECNET

El evento está organizado por:

Las organizaciones asociadas son:

  • Asociación ADAPT-Chile, (CL)
  • Programa Internacional sobre la resiliencia urbana – RESURBE (INT)
  • Cátedra UNESCO de Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Catalunya (ES)
  • TH Köln – Universidad de Ciencias Aplicadas (DE)
  • Instituto de Estudios de Vivienda y Desarrollo Urbano – IHS, Universidad Erasmus de Rotterdam (NL)
  • Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM (MX)
  • Universidad de Makerere (UG)
  • Asociación de Reciclaje Red de Ciudades Colombia (CO)
  • Asociación de Jurisprudencia Urbanística – CNJUR (MX-INT)
  • Universidad Técnica de Antioquia -TdA- (CO)
  • SUSTAIN proyecto de la UE (Unión Europea)
  • Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno de Antioquia (CO)
  • Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia – CORANTIOQUIA (CO)
  • Secretaría de Medio Ambiente, Municipio de Medellín (CO)
  • Agencia para el Desarrollo Urbano de Medellín -EDU- (CO)

El Programa de la jornada se puede descargar aquí.

Sobrecarga Planetaria

El 8 de agosto la humanidad comenzó a estar en deuda con el planeta este 2016, así lo indica un estudio realizado por la organización Global Footprint Network, que señala que a partir de esa fecha hemos excedido los recursos que la Tierra puede renovar anualmente. Todo ello, debido a un modelo de desarrollo basado en el consumo desmedido que no considera los límites del planeta Tierra.

En Chile y en el mundo, dada la dotación de recursos y los costos ya invertidos en tecnologías existentes, los países dependen principalmente de la “quema” de combustibles fósiles para impulsar su desarrollo, siendo esta fuente de energía la responsable del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global. Gracias al auge de las energías renovables no convencionales se vislumbra un nuevo futuro con menos emisiones, sin embargo, aún no constituyen un porcentaje significativo del consumo energético a nivel global.

 Adapt-Chile a través de su trabajo con los municipios en materia energética, pretende asentar las bases para ayudar a la descarbonización de las comunas, por medio de la incorporación de la variable de cambio climático en la planificación y gestión de los territorios. Enfoque que en su eje energético incorpora las energías renovables no convencionales y la eficiencia energética en la electrificación, calefacción, movilidad y transporte del país con miras a un futuro verde.

Con una visión inclusiva e integral, la asociación Adapt-Chile está comprometida con la elaboración de políticas públicas desde los territorios, en conjunto con las autoridades locales, la academia y la comunidad, pues son ellos, finalmente, los que habitan el territorio, y en ellos impacta directamente una buena o mala política pública.

Bajo este marco,  Adapt-Chile apoya la iniciativa del Ministerio de Energía, “Comuna Energética” que contempla el desarrollo de la “Estrategia Energética Local” desde las territorios, lo que constituye un importante paso desde el Estado para poder dar respuesta desde lo local al cambio climático y a la sobrecarga de los recursos naturales. Es así como, el desarrollo de la Estrategia Energética Local busca conocer desde las comunas la potencialidad energética que tiene cada una y medir su porcentaje de rendimiento en eficiencia energética para racionalizar su uso y proyectarlo para un habitar sostenible, todo en conjunto con las comunidades.

En esta línea, este año Adapt-Chile participó desarrollando la Estrategia Energética Local en 5 comunas de la Región Metropolitana: Independencia, La Pintana, Recoleta, Colina y Santiago. En todas ellas, desde el trabajo con la comunidad, se construyó una visión energética de la comuna, lo que permitirá a futuro a las municipalidades orientar líneas de acción a seguir para lograr comunas energéticamente sostenibles. Para alcanzar esta tarea, la figura del monitor energético municipal; el financiamiento para proyectos que surgieron en los discusiones colaborativas con las comunidades; la voluntad política de los alcaldes para generar sinergias positivas en materia de asociatividad y compromiso para avanzar en el desarrollo transparente de las comunas; normativas flexibles que permitan la colaboración y comunicación eficiente entre las diversas áreas que componen un municipio;  y una ley de cambio climático que de continuidad a todos los esfuerzos que se emprendan esta esta materia, son los desafíos más importantes a tener en cuenta para lograr avanzar en la descarbonización de la economía y en el cuidado de los recursos naturales desde la perspectiva energética. 

Desde Adapt-Chile aplaudimos iniciativas como la Estrategia Energética Local, pero pensamos que queda mucho por hacer desde el Estado para que los territorios puedan determinar sus destinos y protagonismo en el desarrollo del país de una manera transparente y participativa, además de lograr una mayor consciencia de su responsabilidad frente al medio ambiente que habitan, sin el cual, no podríamos sobrevivir como especie.

Entrevista a Paola Vasconi en Radio Infinita

(9 de Octubre de 2015) Paola Vasconi, de Adapt-Chile conversó en el programa Chile Sustentable sobre la visita a Chile de Nicholas Stern, la conferencia Internacional Nuestro Océano y otros temas actualidad nacional vinculados al ‪#‎CambioClimático‬

(9 de Octubre de 2015) Paola Vasconi, de Adapt-Chile conversó en el programa Chile Sustentable sobre la visita a Chile de Nicholas Stern, la conferencia Internacional Nuestro Océano y otros temas actualidad nacional vinculados al ‪#‎CambioClimático‬

Link a programa del viernes 9 de octubre: http://goo.gl/K8wLJI

Sintoniza Radio Infinita 100.1 FM, todos los viernes a las 14:30 hrs.

Cómo contribuyen las empresas chilenas a la sustentabilidad

(La Tercera, 22 de abril de 2015)  Desde recomendaciones de políticas públicas hasta medidas concretas para reducir la huella hídrica, la de carbono y las emisiones han adoptado las firmas locales para contar con procesos productivos cada vez menos contaminantes. No es una moda, sino una necesidad.

 

Ver nota completa con entrevista al SubDirector de Adapt-Chile.

Como buenos ciudadanos corporativos, a las empresas chilenas les preocupa el medio ambiente y cada vez más están incorporando criterios de sustentabilidad en sus decisiones y procesos productivos.

Probablemente el tema dominante sea la emisión de carbono y gases con efecto invernadero (GEI), pero no es lo único que las compañías tienen en mente.

Chile no es un emisor relevante en términos de carbono y GEI, pero sus condiciones geográficas y climáticas lo hacen vulnerable a los efectos del cambio climático y parte interesada en la solución. De ahí la decisión gubernamental de proponer una contribución nacional a la Secretaría de la Convención sobre Cambio Climático este año.

Esa contribución, voluntaria, implica que todos, gobierno, empresas y personas, tienen que jugar un rol. Apagar la luz y cerrar las llaves , por ejemplo, en el caso de las personas. Y las empresas tendrán que  cambiar sus procesos productivos para incorporar las medidas de mitigación que exigirá el compromiso nacional y adaptar sus operaciones a las nuevas condiciones.

Alberto Salas, presidente de la CPC, planteó en una columna reciente que comprometerse con una meta de mitigación demasiado alta, puede “afectar la disponibilidad de recursos financieros para adaptarnos a las consecuencias del cambio climático”. Y sugiere priorizar la adaptación como principal destino de los recursos.

Casos y cosas

Más allá de las políticas ¿qué están haciendo las empresas en concreto? La mayoría comienza midiendo y reduciendo sus huellas hídrica y de carbono a nivel de productos, para seguir con sus operaciones y luego ampliarse hasta abarcar toda la cadena productiva, explica Ricardo Jiménez, gerente de sustentabilidad y cambio climático en KPMG. Un ejemplo es el de los productores de vinos, que están usando botellas más livianas para compensar parte de las emisiones generadas por el transporte desde Chile hacia sus mercados.

Medir la huella hídrica es crucial en los procesos productivos y así lo han entendido las compañías. Por ello, el gobierno suizo, Fundación Chile y seis empresas locales  se sumaron al proyecto SuizAgua Andina, en el que también participan Colombia y Perú

En nuestro país Nestlé, Mall Plaza, Tinguiririca Energía, Cementos Polpaico y Clariant (también se sumó Vinilit) están trabajando en medir su huella hídrica para luego tomar medidas, dice Juan Ramón Candia, gerente de Sustentabilidad de Fundación Chile.

Cemento Polpaico, por ejemplo, está recuperando el agua servida de una comunidad en Tiltil (cerca de 60 casas) y una vez tratada en una innovadora planta, se la reparten en partes iguales.

Nestlé, que descarga sus aguas en un lago, ha minimizado eventuales impactos. Mall Plaza aprovecha su masividad para colaborar con los mensajes hacia la población como usar bolsas de lona.

Con las mineras de Iquique, Fundación Chile ha trabajado en la protección de la biodiversidad; Codelco y Collahuasi tratan los drenajes de ácido y con Escondida se ha buscado aprovechar su entorno desértico para implementar paneles solares que permiten calentar las soluciones de electrolitos, con lo que han logrado disminuir el uso de diésel.

En la Sonami cuentan que junto con representantes de empresas mineras han participado en la principal iniciativa público-privada para estudiar y entregar las mejores opciones que tiene el país para la mitigación de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI): el proyecto Maps-Chile. En lo sustancial, este rubro plantea la necesidad de disponer de una matriz eléctrica más limpia, medidas de eficiencia energética y utilización de energías renovables. Sobre este último punto, precisan que la minería ha liderado su implantación, y un ejemplo de ello es el parque fotovoltaico “Amanecer Solar” de CAP.

Con las viñas se han buscado soluciones prácticas y económicas para tratar el agua. En Viña Matetic y Viña Montes, por ejemplo, cuenta Candia, se han instalado plantas de tratamiento con gravilla y microorganismos provenientes de las plantas que logran limpiar los residuos provenientes de las descargadas de las vendimias.

También en el sector agrícola,  la productora de aceite de oliva Olisur obtuvo el sello de Carbono Neutral otorgado por Carbon Footprint Ltd (UK). Entre otras iniciativas, Olisur usa la pulpa sobrante de las aceitunas como fertilizante orgánicos y el carozo como biomasa para producir energía.

En Unilever Chile plantean reducir a la mitad tanto el impacto de los gases de efecto invernadero en sus productos, como el consumo de agua asociado al uso de sus productos por parte del consumidor y los residuos asociados con la eliminación de sus productos para el año 2020.

Sector financiero

En el sector financiero, CorpBanca adoptó en 2007 los Principios del Ecuador, una serie de directrices elaboradas y asumidas de manera voluntaria por los bancos para la gestión de temas sociales y ambientales en relación con el financiamiento de proyectos de desarrollo. Es el único banco  chileno hasta ahora en asumir el compromiso de otorgar préstamos sólo a aquellos proyectos cuyos patrocinadores puedan asegurar su capacidad y disposición a desarrollarlos con responsabilidad social y según prácticas de gestión ambientalmente acertadas. Además, aplica criterios de eficiencia energética a sus sucursales.

En una línea similar, el Bci creó una estrategia de medioambiente que considera operaciones y clientes sustentables, así como iniciativas de sensibilización y movilización. Los nuevos edificios del banco cuentan con certificación LEED y hay un comité de eficiencia energética que busca reducir el consumo de energía dentro de la institución. En cuanto a sus clientes, ofrece un plan de cuenta corriente y tarjeta de crédito carbono neutral.

Un ejemplo de iniciativa público privada es el pabellón chileno en Expo Milán 2015, que será carbono neutral. La neutralización de emisiones se realizará mediante el uso de Certificados de Reducción de Emisiones de Arauco (a través de sus proyectos de energía limpia y registrados bajo el Protocolo de Kioto) y una forestación icónica en la Patagonia por parte de la Fundación Reforestemos Patagonia.

¿Qué viene ahora? Todavía son pocas las empresas que han asumido que el cambio climático puede ser un riesgo operacional. Las viñas van un paso adelante, porque se han visto afectadas directamente por la sequía. Pero, advierte Jiménez, de KPMG, no son muchas las compañías que se han esforzado por medir la vulnerabilidad de sus operaciones. “Eso es necesario para  abordar los desafíos futuros y elegir las medidas de adaptación adecuadas”, dice.

El costo de bajar las emisiones

El mundo debe acordar a fin de año un nuevo protocolo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y las generadoras eléctricas son las mayoras emisoras en el país.

Chile llevó a consulta pública la que será la contribución nacional al acuerdo, que como máximo propone reducir hasta 45% las emisiones por unidad de PIB hacia 2030 (es decir, dependiendo de lo que el país crezca económicamente). Lo que implica que se desarrolle una cultura de eficiencia energética y una matriz más limpia.

Llegaron cerca de 200 observaciones, cuenta Fernando Farías, jefe de la Oficina de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, de empresas, universidades, ONG y personas naturales.  “En mitigación, más que cuestionar los números, se refieren a la cautela respecto de proponer contribuciones muy altas en reducción, pero hay otras respecto a que se podría mejorar la ambición respecto al compromiso”, dice.

Las eléctricas estuvieron entre las críticas a una contribución muy alta. Rodrigo Solís, director de Estudios y Contenidos de la Asociación de Generadoras Eléctricas, señala que el aporte de CO2 de Chile es mínimo comparado con los grandes emisores, y que la propuesta debería enfocarse más en la búsqueda de financiamiento internacional para enfrentar el cambio.  “Esto no quiere decir que Chile se desentienda de los compromisos de reducción, pero se deben ordenar las prioridades”. A su juicio, una meta alcanzable sería el límite inferior de la opción B (35%), a 2030.

Rodrigo Fuentes, economista de la U. Católica, y parte del programa MAPS (que buscó opciones de mitigación de emisiones), dice que casi todas las medidas tienen costos muy fuertes al principio, porque hay que hacer inversiones, “pero muchas al final generan ahorros al futuro que tienen impacto positivo al PIB”.

Jordan Harris, investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) y director de la ONG Adapt-Chile, que trabaja con municipalidades para enfrentar el cambio climático, dice que está demostrado que los costos de hacer nada son muy superiores a mediano y largo plazo que los de empezar desde ya. “Eso se ha determinado a toda escala y no es sorprendente que las principales ciudades del mundo estén trabajando con este tema, no lo harían si no hubieran hecho los cálculos, se han dado cuenta de que si no empiezan a trabajar en este tema ahora la cuenta después va a ser impagable”, dice.

Harris agrega que adaptarse al cambio climático es también enfrentar la pobreza. “La gente más desproporcionalmente afectada por el cambio climático es la gente en situación de vulnerabilidad, que viven en zonas de riesgo, mayormente viviendas sociales”. Por eso es esencial reevaluar cómo se construyen las ciudades e insertar las ERNC a las nuevas viviendas sociales.