COP 23: Un decálogo para entender los avances, alcances y desafíos más relevantes de las negociaciones de cambio climático

La COP 23 ha proporcionado una instancia de progreso en ciertos aspectos, mientras que en otros los avances de las negociaciones se han visto estancados, dejando varias preguntas abiertas que se esperan resolver durante el 2018.

Por un lado, el hecho que las conversaciones fueron presididas por Fiji, el centro del escenario de esta COP (Conference of the Parties por sus siglas en inglés) se centró en los desafíos que enfrentan los países afectados por el cambio climático. Pero después de un año de crecientes pérdidas por eventos climáticos extremos en todo el mundo, hubo un progreso limitado en relación a dos preocupaciones centrales para las naciones pobres: financiamiento para la acción climática y ayuda con las crecientes pérdidas. Así mismo, los negociadores aún no saben con certeza cómo los países más ricos movilizarán los $ 100 mil millones prometidos al año para 2020 para ayudar a las naciones más pobres a desarrollarse de forma limpia y resiliente ante el cambio climático. Tampoco se consideraron tipos de impuestos innovadores u otras formas de ayudar a los países pobres a pagar las crecientes pérdidas por desastres climáticos, ofreciendo en su lugar opciones de seguros (punto 6 de este decálogo).

Parte de esta discusión tiene relación con el artículo 9.5 del Acuerdo de París, el cual solicita una mejora en la previsibilidad de los flujos financieros a los países en desarrollo, proporcionando información para ayudarlos a desarrollar sus planes climáticos. Sin embargo, no hubo espacio formal en la agenda de la COP23 para discutir cómo desarrollar las pautas para ello, principalmente dada la reticencia de los países desarrollados. Al final, los negociadores decidieron dar tiempo adicional para discutir este tema en las reuniones inter-sesionales (mayo 2018) antes de la COP24 en diciembre 2018.

Por otro lado,  si bien aún queda trabajo por hacer, la COP23 avanzó significativamente hacia los lineamientos de implementación para el Acuerdo de París, lo que hará que el acuerdo sea operativo. Esto es crucial para ayudar a los gobiernos a planificar sus economías y dar confianza a los inversionistas y las empresas de que la economía baja en carbono llegó para quedarse. Los países necesitarán finalizar las pautas de implementación en la COP24 en Polonia el próximo año. El texto final de la COP23 reconoce que se puede necesitar una sesión de negociación adicional en 2018 entre el período intersesional de mayo y la COP24 en diciembre para garantizar que el libro de reglas de París finalice a tiempo. Esto se decidirá durante la reunión intersesional programada para mayo, aunque los primeros borradores del texto sugerían que “agosto / septiembre de 2018” era el momento preferido para dicha sesión adicional.

10 puntos de progreso

Por parte de los progresos más claros, los negociadores también optaron por dar a las mujeres, los pueblos indígenas, los gobiernos subnacionales y los agricultores un papel más importante en los esfuerzos para luchar contra el cambio climático.

Acciones de gobiernos locales y sub-nacionales

  1. Compromiso de Bonn-Fiji: Líderes locales y regionales se reunieron para adoptar oficialmente el Compromiso de Bonn-Fiji con los líderes locales y regionales para que el Acuerdo de París llegue a todos los niveles. Este acuerdo es un compromiso que busca promover cambios importantes en el desarrollo global. El Compromiso de Bonn-Fiji destaca la promesa de aumentar la ambición colectiva para la acción climática por parte de los gobiernos sub-nacionales.

– “WE ARE STILL IN”: Diferentes grupos de ciudadanos de EEUU insistieron en que “todavía estamos adentro” en el Acuerdo de París, a pesar de la decisión de su presidente de irse. Esto ilustra muy bien el cambio fundamental que representa el Acuerdo de París, es decir, que todos y cada uno de los grupos, y de hecho los ciudadanos individuales del mundo, ahora tienen la capacidad de implementar lo acordado. Ya no necesitamos que los gobiernos tomen la iniciativa y sometan todo a interminables negociaciones.

Este nuevo espíritu ahora está incorporado en el resultado de la COP23 para permitir a Fiji con Polonia, como anfitrión de la COP24 el próximo año, iniciar un “Diálogo de Talanoa” durante el próximo año para traer puntos de vista y perspectivas de todas partes del mundo y de todos sectores de la sociedad para que los resultados de la COP24 en Katowice estén informados por quienes ponen en práctica el Acuerdo de París.

2. El Diálogo de Talanoa: La Presidencia Fiji anunció un proceso inclusivo y participativo que permite a los países, así como a los actores no estatales, compartir historias y mostrar mejores prácticas para aumentar la ambición con urgencia en las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC), incluida la acción pre-2020. En última instancia, esto permitirá que los países se acerquen colectivamente al objetivo más ambicioso del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura global en 1,5 grados centígrados.

Los países acordaron hace dos años en París que debería haber un momento aislado en 2018 para “hacer un balance” de cómo estaba progresando la acción climática. Esta información se utilizará para informar la próxima ronda de NDC, que se realizará en 2020. Esta forma de reconocer la “ambición mejorada” -un término que se escucha mucho en las COP- se consideró como un importante precursor para aumentar la ambición en un ciclo incremental de cinco años. Originalmente llamado el “diálogo de facilitación”, el nombre de este proceso fue cambiado a “diálogo de Talanoa” este año bajo la presidencia de la COP de Fiji. Esto debía reflejar un enfoque tradicional de los debates utilizados en Fiyi para un proceso “inclusivo, participativo y transparente”. El “enfoque” final del diálogo de Talanoa se incluyó como un anexo de cuatro páginas a la decisión de resultado principal de la COP23.

El diálogo se estructurará en torno a tres preguntas: “¿Dónde estamos? ¿A dónde queremos ir? ¿Cómo llegamos allí? “, pero también incluye nuevos detalles, como la decisión de aceptar aportes de cualquier tipo de actor, a través de una plataforma en línea para recibir aportaciones y un nuevo énfasis en los esfuerzos que se realizan previo al 2020.

3. Oficialización de la Plataforma de Comunidades Locales y Pueblos Indígenas: Esta plataforma proporcionará medios directos e integrales para dar una mayor voz a los pueblos indígenas en las negociaciones climáticas y les permitirá compartir sus conocimientos tradicionales y mejores prácticas para reducir emisiones, adaptarse al cambio climático y construir resiliencia. Los pueblos indígenas y las comunidades locales podrán intercambiar lecciones aprendidas y compartir sus perspectivas sobre la reducción de emisiones, la adaptación y la construcción de Resiliencia. La plataforma abrirá nuevos caminos al brindar a los pueblos indígenas y las comunidades locales un papel activo en la configuración de la acción climática, incluido un papel destacado en el primer diálogo abierto de múltiples partes interesadas.

4. Finalización del Plan de Acción de Género: Los países finalizaron el primer Plan de Acción de Género, que apunta a aumentar la participación de las mujeres en todos los procesos de la CMNUCC. También busca aumentar la conciencia y el apoyo para el desarrollo y la implementación efectiva de una política climática sensible al género en todos los niveles del gobierno. Es significativo que esta reunión reconoció por primera vez el papel crucial que las mujeres y las niñas en la conducción de soluciones para hacer frente al cambio climático.

COP 23: Una agenda para la adaptación

5. Lanzamiento de la Alianza Ocean Pathway: la Presidencia Fiji lanzó la Alianza Ocean Pathway para alentar el proceso de negociaciones sobre el clima para abordar la relación entre el cambio climático y el océano. En el verdadero espíritu de la Gran Coalición, la asociación también consolidará el trabajo existente para crear un esfuerzo coordinado entre los gobiernos a todos los niveles, las alianzas y coaliciones oceánicas existentes, la sociedad civil y el sector privado para crear un vínculo más fuerte entre acción climática y un océano saludable. La asociación estará copresidida por Fiji y Suecia, que unirán sus fuerzas nuevamente después de liderar la Conferencia inaugural de Océanos de las Naciones Unidas en julio.

6. Lanzamiento de InsuRelience Global Partnership: el Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) contribuyó con 110 millones de euros (US $ 125 millones) para lanzar InsuResilience Global Partnership para Clima y Riesgo de Desastre, para ofrecer seguros asequibles y otra protección financiera a millones de personas vulnerables en todo el mundo. La contribución de BMZ sigue un compromiso de $ 39 millones realizado por el Gobierno del Reino Unido en julio.

7. Lanzamiento de la Cámara de Compensación de Fiji para transferencia de riesgos: este nuevo recurso en línea ayudará a conectar a los países vulnerables con la mejor información disponible sobre seguros y soluciones asequibles, adaptados a sus circunstancias únicas, que les permitirán prepararse mejor para los riesgos planteados por el cambio climático .

8. Histórico avance en la agricultura: los países llegaron a un acuerdo histórico sobre agricultura que ayudará a los países a desarrollar e implementar nuevas estrategias de adaptación y mitigación dentro del sector, tanto para reducir las emisiones como para desarrollar la resiliencia a los efectos del cambio climático. Una fuerte componente sobre seguridad alimentaria y aspectos sociales y económicos marcaron un aspecto innovador en las conversaciones y acuerdos en esta materia. Esto fue histórico porque fue la primera vez en la historia de las negociaciones sobre el clima que los países llegaron a un acuerdo sobre la agricultura.

9. Fondo de Adaptación: El Fondo de Adaptación se renovó con un total de US $ 93,3 millones, superando el objetivo de financiamiento de este año en US $ 13 millones. El Fondo de Adaptación tiene un historial de proporcionar recursos valiosos a las comunidades en países en desarrollo para proyectos que ayudan a mejorar la resiliencia a los efectos del cambio climático. Los proyectos pueden solicitar financiación a la Junta del Fondo de Adaptación, que revisa las solicitudes a través de un proceso transparente. Los países también dieron el importante paso siguiente para garantizar que el Fondo de Adaptación sirva al Acuerdo de París.

10. Iniciativa de Salud para los Vulnerables: La Organización Mundial de la Salud, en colaboración con la CMNUCC y la Presidencia Fiji de la COP23 lanzó una iniciativa especial para proteger a las personas que viven en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo ante los impactos del cambio climático en la salud. Su objetivo para 2030 es triplicar los niveles de apoyo financiero internacional para el clima y la salud en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

Redactado por Cristóbal Reveco, Fundador y Director Internacional Adapt-Chile sobre la base de información disponible en distintos medios periodísticos, reportes facilitados por ONGs, fuentes oficiales de Naciones Unidas y entrevistas y conversaciones con expertos y participantes de la conferencia. Fuentes: IISD Bulletin, Carbon Tracker, Libélula, CAN International, BBC, ICLEI, German Development Institute, WWF, Oxfam International, Red Cross – Red Crescent, ONG Salud sin Daño, UNFCCC, Deutsche Welle.

Debemos cambiar nuestra forma de pensar sobre el desarrollo del país

Dos meses después de la COP22 y a más de un año de la adopción del Acuerdo de París, Chile ha formalizado sus Contribuciones Nacionalmente Determinados (NDCs por su sigla en inglés) ante el Convenio Marco de las Naciones Unidas ante el Cambio Climático (CMNUCC). La ratificación surge en medio de una catástrofe nacional, en la forma de un brote de incendios forestales sin precedentes en la historia de Chile; un infierno de llamas que mantiene toda la zona centro-sur del país, desde Coquimbo hasta la Araucanía, bajo una manta de humo, habiendo quemado hasta la fecha más de 500.000 hectáreas de bosques y praderas, cobrando la muerte de brigadistas y ciudadanos, y dañando propiedades y medios de vida.

Mientras que Chile ha avanzado mucho en cuanto al desarrollo de un marco de políticas públicas e institucionalidad para la adaptación al cambio climático, plasmado tanto en el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, como en el Plan Nacional de Adaptación, y los Planes Sectoriales de Adaptación; asimismo, los NDC resaltan la continua predominancia de la mitigación en los compromisos de Chile ante el CMNUCC.

Sin menospreciar la relevancia de establecer objetivos claros y vinculantes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y encaminar senderos de desarrollo bajo en carbono, cabe señalar que Chile aporta apenas un 0.25% de los GEI a nivel global, y como bien señala el mismo NDC, “Chile es un país altamente vulnerable al Cambio Climático”. De hecho, en el año 2015 fue uno de los cinco países del mundo que más dinero gastó en la recuperación ante desastres naturales y, además, cumple con 7 de los 9 criterios de vulnerabilidad establecidos por el IPCC.

Sin embargo, los NDC no integran ningún elemento que aborde la gestión de riesgos o reducción del riesgo ante desastres definidos por el marco de Sendai. Más específicamente, apenas se menciona la problemática de los incendios forestales en los planes de adaptación para los sectores silvoagropecuarios y biodiversidad. De igual forma, tampoco se presta atención a la generación de riesgo territorial provocado por actividades productivas, mediante la contaminación de agua, agotamiento de acuíferos, degradación de suelos o forestación con monocultivos de especie exótica, especialmente considerando que el cambio climático es un factor que exacerba el riesgo de los territorios.

Como bien destaca el NDC de Chile: “Resulta clave que en el proceso de adaptación al Cambio Climático se cuente con la participación de todos los actores involucrados, en particular de los gobiernos sub-nacionales y la ciudadanía.” Ante la catástrofe que vive el país, es imperativo aumentar la importancia de la adaptación, integrando el conocimiento de los actores locales y la ciencia en la toma de decisiones para evitar la construcción de riesgos e implementar acciones que reduzcan las amenazas que actualmente enfrenta el país. El cambio climático y sus efectos no cambiará; debemos cambiar nuestra forma de pensar sobre el desarrollo del país.

Las Ciudades y Gobiernos Subnacionales como principales Actores del Cambio Climático

Sin duda el 2016 ha sido un año fundamental para orientar las acciones de cambio climático a nivel regional e internacional. Sin embargo, hace ya un tiempo se viene desplazando la mirada desde los gobiernos nacionales a las ciudades. Esta puesta en valor del aporte de las ciudades a la lucha del cambio climático ha quedado patente ya desde la COP21, y se ha reforzado durante la COP22 en Marruecos. Pareciera que la salvación y las respuestas al cambio climático no viene dada por los grandes acuerdos internacionales, sino por los acuerdos paralelos que se realizan en los territorios. Es así como se puede afirmar, que los resultados de la 22ava Conferencia de las Partes realizada en Marruecos, en tanto acuerdo internacional, deja mucho que desear, pues en materia de financiación, el Fondo Verde para el Clima podría llegar a incluir presupuestos de cooperación internacional, perdiéndose glosas de dinero para países en desarrollo, dejándolos sometidos a la vulnerabilidad climática. Asimismo, el fondo para pérdidas y daños (Mecanismo de Varsovia) se podría convertir en un producto financiero especulativo, por el interés del Banco Mundial por administrar este fondo y por acentuar la mirada de un producto bancario. Por parte, tampoco, ha sido abordado el Fondo de Adaptación, el cual será fijado en las próximas sesiones el 2017. Finalmente, los mecanismos de compensación basados en la agricultura y el bosque deberían haber sido eliminados para no poner a éstos en peligro, y abordar de forma definitiva el fin de los combustibles fósiles.

Por otro lado, el escenario que enfrentamos a nivel geopolítico, donde todo indica que EEUU no realizará grandes avances en materia de Cambio Climático durante el gobierno de Trump, el rol de las ciudades y de los gobiernos locales toman preponderancia. La paradiplomacia, o política internacional que realizan los gobiernos locales con sus pares de otros países, está teniendo sus efectos positivos, esto se manifiesta en la Cumbre Mundial de Alcaldes (C40) realizada en México del 30 de noviembre al 2 de diciembre, donde se celebró el “Liderazgo Climático de las Ciudades” y que representa de 550 millones de personas y una cuarta parte de la economía global. Otras iniciativa referentes son El Pacto de Alcaldes impulsado por la Unión Europea y la Iniciativa de Gobiernos locales para la Sustentabilidad (ICLEI). A estas se suman las respuestas nacionales de las ciudades como la Red de Ciudades por el Clima de Españala Red Argentina de Municipios frente el Cambio Climático, la Red de Municipalidades del Perú, la Asociación de Municipalidades Ecuatorianas (AME), y la Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático (proyecto de Adapt-Chile), entre otras alianzas que se han formado para enfrentar el cambio climático desde lo local, y que poseen la capacidad de recoger y levantar las necesidades de los territorios.

Finalmente, podemos concluir de lo antes dicho que los actores para frenar el cambio climático son los gobiernos locales, las ciudades y la sociedad civil organizada, y éstos son los llamados a salvarnos.  Y como no, si es en las ciudades donde se genera alrededor del 70% de las emisiones globales. Es así como, uno de los resultados de la C40, red que reúne a 80 ciudades de todo el mundo, es que se declararon 11.000 acciones climáticas diferentes que impactan positivamente en la calidad de vida de los habitantes de cada una de las ciudades participantes. El evento mundial premió a 11 ciudades que lideran la lucha frente al cambio climático. Entre ellas están Curitiba, Brasil con el proyecto de Comunidades Sustentables a través del programa de agricultura urbana permite producir en los patios traseros 750 toneladas de alimentos al año. París a través de Planes y Evaluaciones de Adaptación a los desafíos del cambio climático, agregando un millón de metros cuadrados de techos y paredes verdes y añadiendo nuevos parques y zonas verdes a las calles. En China, la ciudad Shenzhen, implementó un esquema de comercio de emisiones de carbono con 636 empresas inscritas y después de tres años, cortaron más de 5 millones de toneladas de emisiones en comparación con los niveles de 2010.

Podemos decir que no todo está perdido, y que toda acción, por pequeña que sea, suma.

CR2: Entrevista a Sol Meckievi en la COP22

sol

La abogada, perteneciente al equipo legal del (CR)2 que presentó durante la COP22 los resultados preliminares del estudio sobre “Marco Legal e Institucional de la Adaptación a Nivel Regional y Local en Chile”, desarrollado por Adapt-Chile, Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2) y el Ministerio de Medio Ambiente, nos explica la importancia que tiene abordar la vulnerabilidad al cambio climático a nivel local.

Fuente:

Canadá invierte en tecnologías limpias en México y en Chile para reducir la contaminación por un mundo más limpio

14 de noviembre de 2016 – Marrakech, Marruecos, Oficina del Ministro de Medio Ambiente y Cambio Climático, Gobierno de Canadá
canada-fo

El cambio climático es un problema mundial que requiere una solución global. Canadá está comprometido en reducir los contaminantes que dañan el clima en Canadá y en todo el mundo. La ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá, Catherine McKenna, anunció hoy que Canadá contribuirá con 14 millones de dólares para reducir los contaminantes climáticos de corta vida (SLCP, por sus siglas en inglés), como el metano, a través de alianzas con México y Chile. Este trabajo colaborativo creará un ambiente más limpio para todos, desde mexicanos y chilenos hasta canadienses y sus familias, quienes comparten este ambiente global.

Esta inversión ayudará a los países a adoptar tecnologías limpias y aplicar el expertise canadiense para reducir las emisiones de metano. En el sector de petróleo y gas de México, trabajaremos para reducir la combustión de gas de las operaciones de las plantas, que es la quema de gas natural que no puede ser procesado. La combustión de gas es responsable de las emisiones nocivas que causan el cambio climático y la contaminación del aire. En Chile, capturaremos el metano que se desprende de la basura en descomposición en los vertederos y separaremos la materia orgánica de los residuos a través del compostaje.

Los SLCP no duran tanto en la atmósfera como el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, pero son mucho más poderosos y muy perjudiciales para el clima. Reducir los SLCP es esencial para abordar el cambio climático en el corto plazo. Estos contaminantes también causan problemas respiratorios y otros efectos negativos para la salud, por lo que, al reducirlos, estamos protegiendo la salud de las familias y comunidades en todas partes.

La acción de Canadá sobre el cambio climático ayuda a las comunidades de Canadá y del mundo de manera tangible y significativa, como lo es mejorar la calidad del aire y ofrecer mayor acceso a oportunidades económicas. Abordar el cambio climático es hacer del mundo un lugar mejor. Esta inversión es parte del compromiso de Canadá de 2,65 mil millones de dólares en los próximos cinco años, para ayudar a los países y comunidades de todo el mundo a contaminar menos, estar mejor equipados para resistir los efectos del cambio climático y hacer una contribución positiva a una economía global limpia.

Citas

El cambio climático es el reto de nuestro tiempo y necesitamos trabajar en colaboración con otros países para hacer frente a este desafío. Canadá se enorgullece de asociarse con México y Chile para actuar sobre contaminantes climáticos de corta vida invirtiendo en tecnologías limpias. Estos contaminantes son potentes gases de efecto invernadero que también tienen efectos negativos sobre la salud de las personas. Esta inversión ayudará a desarrollar una economía limpia global y beneficiará a los mexicanos, chilenos y canadienses, ya que hará que el aire sea más limpio, proteja nuestra salud y ralentice el calentamiento en el planeta que todos compartimos y por el que todos nos preocupamos “. – Catherine McKennaMinistra de Medio Ambiente y Cambio Climático

“Para México, la mitigación de los SLCP es fundamental para alcanzar los objetivos de cambio climático, así como los del desarrollo sustentable. En ese esfuerzo, la colaboración con Canadá para reducir las emisiones de metano del sector de petróleo y gas favorecerá el despliegue de tecnologías limpias y la introducción de sistemas de medida, declaración y verificación para seguir los progresos hechos en la reducción de estas emisiones. Además, la reducción de los SLCP aportará beneficios para la salud y los ecosistemas de nuestras comunidades y de nuestro medio ambiente, al mismo tiempo que se protege el clima del planeta “. – María Amparo Martínez ArroyoDirectora General del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México.

“El Acuerdo de París es oficial y está vigente desde el 4 de noviembre, mucho antes de lo esperado. Es ciertamente una gran noticia para la agenda internacional para combatir el cambio climático. Es responsabilidad de los países avanzar hacia su implementación, tomando las medidas necesarias para cumplir sus compromisos.
“Estamos muy contentos de continuar nuestra cooperación en el programa ambiental con el Gobierno de Canadá, y en esta oportunidad estamos trabajando juntos para reducir los contaminantes de corta vida en el marco de proyectos de manejo de desechos. La reducción de este tipo de contaminantes constituye uno de los elementos de nuestro compromiso internacional en el marco del Acuerdo de París. Además, la gestión de deshechos hace parte de las prioridades de nuestra agenda ambiental local.
“Apreciamos el interés y apoyo del Gobierno de Canadá para el desarrollo de proyectos de manejo de residuos en nuestro país. Como parte de este esfuerzo conjunto, Chile también espera compartir su experiencia con otros países con alto potencial de mitigación en este ámbito. Este enfoque basado en esfuerzos compartidos es un mecanismo útil y necesario para la reducción efectiva de las emisiones en todo el mundo “. – Pablo Badenier, Ministro de Medio Ambiente, Chile.

(CR)2 organizó panel de expertos en legislación climática durante la COP22

img_1128

El centro de investigación adscrito a la Universidad de Chile congregó a representantes de Naciones Unidas, la academia, el gobierno y la sociedad civil en una mesa de conversación realizada en el marco del Día de la Gobernanza y la Legislación Climática en la COP22.

Con foco en la implementación legal del acuerdo climático de París, este viernes 11 de noviembre se realizó en Marrakech, Marruecos, la segunda versión del Día de la Gobernanza y la Legislación Climática, organizada por el Centro de derecho internacional para el desarrollo sostenible (CISDL, por sus siglas en inglés).

El evento tuvo lugar en la Universidad Privada de Marrakech y convocó a autoridades legislativas, de medio ambiente y miembros de la comunidad del derecho internacional que se encuentran reunidos en la vigésimo segunda Conferencia de Naciones Unidas para el Cambio Climático COP22.

Junto con organizar el panel «Límites de las políticas de adaptación a nivel regional y local», el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 presentó los resultados preliminares del estudio sobre“Marco Legal e Institucional de la Adaptación a Nivel Regional y Local en Chile”, obtenidas por el equipo legal dirigido por la investigadora principal de DH del (CR)2, Dra. Pilar Moraga. El estudio se encuentra financiado por Euroclima, cuyas contrapartes son el Ministerio de Medio Ambiente y ONU Ambiente y ejecutado junto a Paola Vasconi, en representación de Adapt-Chile.

La presidencia de la mesa estuvo a cargo del jefe del departamento de cambio climático del Ministerio del Medio Ambiente de Chile, Fernando Farías y participaron como expositores Gustavo Mañez, coordinador de cambio climático para América Latina y El Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente; José Félix, investigador de la Fundación Alexander Von HumboldtPaula Ellinger, responsable de cambio climático de Fundación Avina; Sol Meckievi, asistente de investigación del (CR)2.

En la sesión se abordó la necesidad de conocer cómo se implementan medidas de adaptación en ciudades y regiones, detectar barreras, y también compartir experiencias útiles para el diseño y ejecución de políticas públicas.

Entre los resultados preliminares del estudio ejecutado por el equipo legal del (CR)2 antes mencionado, la abogada Sol Meckievi se refirió a las limitaciones de la ley orgánica sobre gobierno y administración regional, donde «incluir el cambio climático depende básicamente de la voluntad política». Además, comentó que las mayores barreras identificadas por el estudio son el financiamiento, el desarrollo de capacidades y el acceso a información sobre riesgos territoriales.

«Tener acceso a información actualizada es fundamental y eso no está ocurriendo, lo que dificulta tener planes pertinentes a la realidad de ciudades y municipios y su vulnerabilidad frente a fenómenos como sequías, olas de calor, deslizamientos, entre otros».

Para concluir, Meckievi hizo hincapié en que la estructura del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PANCC), instrumento legal de mayor jerarquía en la materia en Chile, «no ha sido impedimento para la implementación de medidas para abordar el cambio climático a nivel local, como en las estrategias de desarrollo comunitario de los municipios».

Igualmente son importantes iniciativas como la creación del Comité Regional de Cambio Climático de Valparaíso, presidido por el Intendente y conformado por la SEREMI del Medio Ambiente, representantes del Gobierno Regional, Consejo Regional, la academia y otros servicios públicos con el fin de dar cumplimiento al PANCC, instalando capacidades y desarrollando acciones en la región.

«Se estima que el costo de la adaptación al 2030 será de dos a tres veces más alto de lo esperado en algunas regiones del mundo. Pasar la barrera del financiamiento nacional y obtener recursos a nivel regional y local será fundamental », comentó Gustavo Mañez.

En la misma línea, Paula Ellinger de Fundación Avina recalcó que «un 85% de los desastres naturales son reportados en ciudades» por lo que los planes de adaptación a esta escala «deben diseñarse de manera participativa y atendiendo a los requerimientos y necesidades de sus habitantes».

Fotos de la Mesa de Experto en el marco del Día de la Gobernanza y Lesgislación Cimática en la COP22.

img_1134
img_1128

Fotos de los Taller “Marco Legal e Institucional de la Adaptación a Nivel Regional y Local en Chile”.

dsc_0018
dsc_0005
dsc_0027
dsc_0017

Autor: Por Nicole Tondreau Lira, desde Marrakech.

Fuente: http://www.cr2.cl/cr2-organizo-panel-de-expertos-en-legislacion-climatica-durante-la-conferencia-de-naciones-unidas-para-el-cambio-climatico/

Comienza la COP 22 en Marruecos

Santiago, 7 de Noviembre de 2016

La Cumbre de Cambio Climático de la ONU es crucial para “Tomar Acción”  frente al Cambio Climático: la adaptación, la transparencia, la transferencia de tecnología, la atenuación, la creación de capacidad, las pérdidas y los daños serán temas claves en la cita. 

La reunión número 22 de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22) se realizará en Marruecos del 7 al 18 de noviembre de de 2016.

La COP22 recibirá la posta de la la COP21 en la carrera para enfrentar el cambio climático. En esta última se alcanzaron grandes avances, y se encuentra en vigor desde el pasado 4 de noviembre. Los desafíos de la COP 22 como lo dice su lema “Tiempo de Acción”, dicen relación a llevar a cabo las diversas prioridades recogidas en el Acuerdo de París, entre ellas están las relativas a la adaptación, la transparencia, la transferencia de tecnología, la atenuación, la creación de capacidad, las pérdidas y los daños.

Para el  Presidente de la Cop22, Salaheddine Mezouar, esta conferencia es “una oportunidad para poner las voces de los países más vulnerables frente a los cambios del clima, en particular los países africanos y estados insulares”. “Es urgente actuar ante estas cuestiones relacionadas con la estabilidad y la seguridad”, dijo, señalando que la COP22 debe ser una conferencia de la acción.

Mayor información:

http://cop22.ma/es/

Aquí puedes descargar la Proclamación de Acción de Marrakeck.

Proyecto de Ley que Aprueba el “Acuerdo de París” ingresa al Congreso

El proyecto de ley ingresó el pasado martes 25 al Congreso y se encuentra en primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados.

El proyecto de Ley que Aprueba el Acuerdo de París, adoptado en la Vigésimo Primera Reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en París, el 12 de diciembre de 2015, ingresó al Congreso Nacional el pasado martes 25 de octubre.

Este proyecto de ley se encuentra en primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados.  El mismo día de su ingreso al Congreso, se dio cuenta del proyecto, pasando a la Comisión de Relaciones Exteriores, Asuntos Interparlamentarios e Integración Latinoamericana. En el mensaje del proyecto se detallan los antecedentes, junto con la estructura y el contenido del acuerdo.

Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2017-2022: De Luces y Sombras

Santiago, 30 de Junio de 2016

El Plan de Acción Nacional de Cambio Climático (PANCC) 2017-2022 del Ministerio de Medio Ambiente surge como un nuevo intento para abordar la problemática del cambio climático desde un marco general a nivel nacional. Su antecesor fue el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2008-2012, con el cual se dieron los primeros pasos para afrontar de forma coordinada desde el Estado la temática al establecer en un solo instrumento de política pública la hoja de ruta que marcó durante 4 años las acciones nacionales y medidas para responder a los compromisos que el país ha adquirido a nivel internacional.

El PANCC 2017-2022 se encuentra actualmente en un proceso de consulta pública, iniciada el pasado 18 de abril y que se extenderá hasta el 4 de agosto de 2016, proceso en el cual organizaciones, académicos, entidades de gobiernos, asociaciones empresariales y/o cualquier persona puede realizar observaciones (http://portal.mma.gob.cl/plan-de-accion-nacional-de-cambio-climatico-2017-2022-pancc-ii/) respecto a cómo debería abordarse el fenómeno climático en Chile.

La nueva propuesta del gobierno pretende dar respuesta a la evaluación y mejora del plan anterior y se ha planteado como un conjunto de actividades previstas para avanzar en todos los ejes de la Contribución Nacional (INDC) de Chile -presentada a la Secretaría de la Convención previo a la COP21-, con acciones que tiendan a la preparación de la implementación de dicha contribución a partir de 2020. Además, según señala el Ministerio de Medio Ambiente, este Plan será el instrumento de política pública que dará coherencia a las iniciativas que se generen en los diversos sectores y niveles de gobierno, incorporando la perspectiva nacional y local, promoviendo una economía baja en carbono y generando‐fortaleciendo la resiliencia a nivel local y nacional, permitiendo avanzar a nivel país en términos de calidad de vida.

Un tema relevante de este nuevo Plan dice relación con el fortalecimiento de la estructura institucional a cargo del cambio climático en el país, específicamente, el plan en su línea LA19 propone “elaborar un proyecto de Ley, que por una parte recoja el compromiso explicitado en el Programa de Gobierno y por otra, que permita contar con un marco permanente de funcionamiento institucional y transversal que aborde la temática del cambio climático, permitiendo la organización de las acciones relacionadas y la coordinación y asignación de responsabilidades específicas a los distintos actores del sector público, academia, sociedad civil y sector privado. Además, la elaboración de este proyecto de Ley permitirá velar por la implementación de los acuerdos internacionales en materia de cambio climático y otros que en esta materia alcance el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad; asegurar la implementación efectiva de los distintos planes nacionales de cambio climático en la estructura gubernamental sectorial y territorial; identificar capacidades institucionales para enfrentar el cambio climático en instrumentos normativos o de gestión de todos los Ministerios y servicios públicos que ejercen distintas acciones en esta temática; garantizar la incorporación de la variable climática en instrumentos de gestión existentes; crear nuevos instrumentos propios y sectoriales con “alcance climático”, que puedan ser coordinados y ejecutados por esta nueva institucionalidad; generar instrumentos que aseguren financiamiento para la ejecución de las medidas de la nueva institucionalidad; administrar el fondo nacional para el cambio climático; fomentar la educación sobre cambio climático a todo nivel y el desarrollo y transferencia de tecnologías, que permitan generar incentivos para que la investigación y desarrollo sectorial que realizan otras instituciones, les permita generar en el ámbito de sus competencias investigación en materias de adaptación y mitigación en el país”.

En esta línea destaca el trabajo elaborado en conjunto por el CR2 de la Universidad de Chile y Adapt Chile bajo el proyecto “Propuesta de un marco legal e institucional para abordar el Cambio Climático en Chile”, que promovió entre otras cosas la creación de la Bancada Climática en el Parlamento y cuyos resultados y propuestas están disponibles en las webs de ambas instituciones, como un punto de partida para el necesario y amplio diálogo que debiera generarse en torno a la elaboración de una Ley de Cambio Climático en Chile.

Más allá de las luces y sombras que pueda tener esta nueva propuesta ante el cambio climático, todo queda en el papel si no se garantiza su financiamiento en el tiempo. Un paso concreto en tal sentido es la introducción de una glosa presupuestaria de Cambio Climático a partir de la Ley de Presupuesto 2017. Esto realmente dará fuerza al nuevo PANCC que se está proponiendo y que permitirá seguir avanzando en generar acciones concretas, eficaces, y eficientes en los territorios para poder reducir la vulnerabilidad, adaptarnos a los nuevos escenarios cambiantes del clima y contribuir a la tarea global de reducir las emisiones de CO2 y frenar el alza de la temperatura media del planeta por debajo de los 2°C y más para evitar una catástrofe global sin precedentes.

ONGs de Latinoamérica exigen a los Gobiernos firmar el Acuerdo de París

22 de abril 2016, Día de la Tierra:

Adapt- Chile y 81 Organizaciones de la Sociedad Civil se unen para exigir que sus Gobiernos firmen el Acuerdo de París y den cumplimiento a sus obligaciones.

En seguimiento del acuerdo alcanzado en París en diciembre del año pasado, organizaciones sociales y la sociedad civil de América Latina y el Caribe demandan a cada gobierno que asuma la tarea y la responsabilidad ética de dar cumplimiento al Acuerdo de París y de implementar sus planes de acción con el objetivo de avanzar en la descarbonización y en la construcción de sociedades resilientes.

Ver la lista de más de 82 organizaciones adherentes:

Comunicado – SC America Latina y Caribe hacia los Gobiernos cumplimiento del Acuerdo de Paris