Institucionalidad para el Cambio Climático en Chile

27 de Mayo de 2016

Institucionalidad para el Cambio Climático en Chile

El 21 de mayo la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, anuncio la creación de una Agencia Nacional para la Sustentabilidad y el Cambio Climático/Comité CORFO, dejando de manifiesto la importancia que ha tomado en la agenda pública nacional la temática del cambio climático y la necesidad de avanzar a la brevedad en un marco legal e institucional para dar respuesta a esta problemática global, que tiene impactos socioeconómicos, ambientales y culturales en el territorio nacional.

El anuncio, se centró en la creación de una Agencia, que pueda “internalizar en Chile los compromisos internacionales de nuestro país frente al cambio climático y los planes de acción nacionales en esta materia, mediante alianzas público-privadas; que permita, además, dar cumplimiento a las recomendaciones de la OCDE respecto a la necesidad de contar con una institución climática en Chile.”.

Es claro que esta nueva institución creada por el Estado permitirá subir al carro del desafío del cambio climático al sector privado de Chile, sobre todo, a la mediana y pequeña industria que requerirá de un apoyo/incentivos para avanzar en el necesario cambio y adecuación tecnológica que requieren sus procesos. Sin embargo, dada la estructura de los Comités CORFO, vemos difícil que esta Agencia/Comité CORFO pueda hacerse cargo de todas las políticas estatales que deben impulsarse y coordinarse para que Chile se haga cargo de los desafíos que el cambio climático le plantea, sobre todo en materia de adaptación.

Esta conclusión se desprende, además, del trabajo que durante más de un año han venido desarrollado conjuntamente Adapt-Chile y el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2) de la Universidad de Chile, bajo el proyecto “Propuesta de marco legal e institucional para abordar el cambio climático en Chile”, y en donde se propone la necesidad de avanzar en un nuevo modelo institucional para abordar el cambio climático, que debiese estar regido, entre otros, por los siguientes principios: nivel jerárquico superior carácter transversal; fortalecimiento de los gobiernos locales; carácter participativo; decisión basada en la ciencia; monitoreo y rendición de cuentas. Varios de los cuales no cumplen la Agencia/Comité CORFO.

La Agencia/Comité CORFO permitirá sobre todo que el mundo privado, más allá de los convencidos, empiece a planificar sus inversiones, procesos productivos, etc., teniendo presente la variable de cambio climático, pero el reto es aún mayor y requiere pensar un Chile distinto, desde el territorio y de las personas que lo habitan.