Acuerdo de París: la necesidad de una Ley de Cambio Climático para Chile

Por Paola Vasconi, Coordinadora de Asuntos Políticos de Adapt Chile.

París, sábado 12 de diciembre 2015, día histórico en 20 años de negociaciones climáticas, los Estados parte (195 naciones) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, después de 2 semanas intensas de discusiones, adoptaron un nuevo Acuerdo Climático que comenzará a regir a partir del 2020. Con ello finalizan 4 años de negociaciones de la Plataforma de Durban que en el 2011 estableció la Hoja de Ruta para su concreción. Publicada el 21 de diciembre en Elmostrador.cl.

Es claro que el Acuerdo alcanzado no logró el nivel de ambición deseado y necesario para mantener el incremento de la temperatura media del planeta por debajo de los 2°C, de manera de evitar así una catástrofe climática sin precedentes en la historia de la humanidad, pero sí marca el punto de inicio y la Hoja de Ruta para la descarbonización de las sociedades y economías y el camino hacia la construcción de naciones resilientes a los impactos del cambio climático.

Los esfuerzos y el trabajo, de ahora en más, para aumentar el nivel de ambición y nivel el compromiso de los países en materia de mitigación, adaptación y financiamiento, deberá centrarse al interior de los mismos, donde la ciudadanía deberá jugar un rol central, exigiendo y fiscalizando el cumplimiento de los compromisos adquiridos a través de las llamadas contribuciones nacionales (INDC).

Pero más allá del Acuerdo de París y los resultados de la COP21, los efectos del cambio climático ya se están manifestando en varias partes del planeta, y Chile no es la excepción. Desde hace al menos 5 años nuestro país experimenta una sequía extrema y varias comunas han tenido que ser decretadas zonas de escasez hídrica debido a la afectación en la disponibilidad del agua para el consumo humano y la agricultura, entre otros. También se ha registrado un aumento de los eventos climáticos extremos asociados, por un lado, a intensas lluvias que han provocado inundaciones y aluviones y, por el otro, a olas de altas temperaturas principalmente en las ciudades. Un impacto no menor ha sido el aumento sostenido de incendios forestales con el consecuente deterioro de masas boscosas y pérdida de biodiversidad, desproveyéndonos de los servicios ecosistémicos de los que tanto dependemos.

En este escenario, Chile de a poco ha avanzado en el diseño de un marco institucional y de políticas públicas para abordar el cambio climático en el territorio nacional, entre las que se destacan el desarrollo del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2008-2012 y su continuidad 2016-2021 (en etapa de elaboración), el Plan Nacional de Adaptación y sus planes sectoriales, y la Contribución Nacional que hizo Chile en el marco del nuevo Acuerdo Climático a nivel global. Abordar el cambio climático en toda su complejidad, sin embargo, requiere que nuestro país fortalezca el marco institucional y legal para abordar esta temática.

Convencidos de este paso necesario, desde Adapt-Chile y junto con el CR2 de la Universidad de Chile, estamos desarrollando el proyecto “Propuesta de Marco Legal e Institucional para Abordar el Cambio Climático en Chile”, apoyado por el Fondo de Prosperidad de la Embajada Británica en Santiago, cuyo objetivo principal es aportar a la discusión pública sobre la necesidad y viabilidad de una ley de cambio climático para Chile, revisando legislación comparada y reflexionado sobre los insumos y contenidos básicos para una eventual Ley de esta naturaleza en nuestro ordenamiento jurídico. En esta línea, además, hemos impulsado, con la participación de diputados y senadores de diferentes tendencias políticas, la creación de la Bancada Climática buscando el apoyo transversal que se necesita para avanzar en la discusión de una futura Ley Climática para Chile. Nuestro proyecto ha involucrado a la academia, el sector público y privado, los municipios, las ongs y la sociedad civil con la convicción de que enfrentar el cambio climático requiere el esfuerzo e involucramiento de todos los sectores y actores de la sociedad.

El compromiso político con el cambio climático que a nivel internacional ha expresado Chile, evidenciado en todas sus intervenciones a lo largo de estas dos semanas de participación en la COP21, pero sobre todo en el discurso de cierre de nuestro país realizado por el subsecretario de Medio Ambiente Marcelo Mena, debe tener un correlato a nivel nacional. Ese correlato, desde nuestra mirada, requiere que Chile dé un paso más allá, avanzando hacia la generación de una Ley de Cambio Climático que permita, entre otras, dar la relevancia política, institucional, económica, financiera, ciudadana, que tiene este tema para el país.

Gobiernos locales ante el cambio climático

Por Cristóbal Reveco, Director de Adapt Chile

Después de 2 semanas de intensas negociaciones líderes de 195 países adoptaron en París un nuevo Acuerdo Climático que sustituirá el Protocolo de Kyoto a partir del 2020. Sin duda, un hecho histórico y que marca un punto de inflexión hacia la descarbonización de las sociedades y economías y la construcción de naciones resilientes a los impactos del cambio climático. Publicada el 18 de diciembre en Cooperativa.cl.

Un hito clave se produjo el 4 de diciembre en el marco de la “Cumbre de Líderes Locales: Ciudades por el Clima”, convocada por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el enviado especial de Naciones Unidas para las ciudades y el clima, y ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

En ella, alcaldes y alcaldesas de cerca de 1000 ciudades de diferentes partes del mundo, sin esperar los resultados de la COP21 decidieron dar un paso al frentecomprometiéndose a reducir en 3,7 gigatoneladas las emisiones anuales de gases de efecto invernadero en las zonas urbanas de aquí a 2030, lo que representa el 30% de la diferencia prevista entre los compromisos nacionales actuales (INDC) y los niveles de emisiones recomendados por la comunidad científica para limitar el calentamiento del planeta a 2o C.

Es una cifra nada despreciable si se considera que, en la actualidad, más del 50% de la población mundial vive en ciudades, las que se estima son responsables de alrededor del 75% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Cifras que se espera sigan incrementándose ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los gobiernos municipales de la región, no sólo en términos de garantizar servicios básicos como acceso a la energía y el agua, alumbrado público, vivienda, transporte, la gestión de residuos, etc., sino como actores claves en el diseño, implementación y desarrollo de estrategias integrales, políticas y  acciones para mitigar el cambio climático y que promuevan la adaptación a las nuevas condiciones climáticas, todo ello en un contexto de desafíos sociales importantes (pobreza, desigualdad, salud, educación, etc.)

Así lo han entendido los líderes locales en París que se comprometieron  apoyar objetivos más ambiciosos en favor del clima, como la transición hacia una energía 100% renovable y  una reducción del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2050. Ambiciones que se encuentran la altura del desafío climático que urge hoy.

Dentro de este grupo de ediles, llevando la voz de los alcaldes de Chile y de la Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático participaron, Gonzalo Durán deIndependencia; la alcaldesa Graciela Ortúzar de Lampa y la alcaldesa Josefa Errázuriz de Providencia.

Ellos representan la voz de los 55 alcaldesas y alcaldes que suscribieron la Declaración de Alcaldes ante el Cambio Climático, la cual fue oficialmente entregada a la Delegación del equipo de negociaciones de Chile durante el Foro de los Alcaldes 2015.

La declaración plantea dos aspectos centrales: por un lado destacan los compromisos a los cuales se avocan los alcaldes signatarios en cuanto a la reducción de gases de efecto invernadero y a la adaptación de sus territorios y modelos de gobernanza. Por otra parte, expresan demandas al Gobierno central para que avance en devolver la autonomía a los municipios en relación a la capacidad para la toma de decisiones.

Esta declaración resume la perspectiva de trabajo bajo la cual, según el consenso de los alcaldes firmantes, los municipios pueden avanzar en la transición hacia una sociedad y economía menos dependiente de los combustibles fósiles y resiliente al clima y donde las acciones que se tomen a nivel subnacional y local son centrales a cualquier estrategia de cambio climático.

El rol que jugarán los gobiernos locales en la implementación y seguimientos de las INDC será fundamental para la revisión que se comprometió por los 195 países para el 2018 que será punto de partida para la entrada en vigencia del Acuerdo de París.

Diálogo: Acuerdo de París, implicancias para Chile

El miércoles 16 de diciembre a las 10:00 hrs. se desarrollará el diálogo “Acuerdo de París, implicancias para Chile” en el auditorio Josephe Ramos de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. La entrada es liberada con previa inscripción a info@adapt-chile.org

El cambio climático es uno de los problemas más complejos que ha enfrentado la humanidad y representa uno de los retos más importantes del presente siglo.

En el marco de las negociaciones internacionales de cambio climático bajo el marco de la Convención de Naciones Unidas, se han puesto como meta la firma, en la Vigésimo Primera Conferencia de las Partes (COP21), que se realizará en París, de un nuevo Acuerdo Climático Global, ambicioso, vinculante, justo y equitativo, en que participen todos los países, que permita mantener el incremento de la temperatura media del planeta por debajo de los 2°C para evitar así una catástrofe climática sin precedentes en la historia de la humanidad.

Este Acuerdo será el punto de partida para que todos los países, industrializados y en desarrollo, contribuyan a la tarea global de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y se encaminen hacia sociedades y economías menos dependientes de los combustibles fósiles, pero sobretodo naciones resilientes al clima, que incorporen con mayor fuerza en su modelo de desarrollo la perspectiva de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en el diseño e implementación de sus políticas públicas.

En este contexto y dado lo clave del resultado de la COP21 y su relevancia para la humanidad, nos hemos propuesto realizar un diálogo sobre los resultados de la COP21 bajo el lema “Acuerdo de París, punto de partida hacia un mundo bajo en Carbono, implicancias
para Chile”, que tendrá como objetivo dar a conocer los resultados de la COP21 y hacer una primera lectura de sus efectos para el mundo político, público, privado, académico, sociedad civil, y los gobiernos locales, en Chile.

Descargar programa aquí.

Documento analiza participación ciudadana en elaboración de INDCs en América Latina

La protección de Derechos Humanos como el Derecho de Acceso a la información y el Derecho a la Participación constituyen la base de la gobernanza y la democracia ambiental. Estos derechos de tipo procedimental han sido reconocidos por el Derecho Internacional como fundamentales para lograr la garantía de los demás derechos humanos.

El enfoque de derechos en las políticas y estrategias de desarrollo ha cobrado auge en América Latina y el Caribe en los últimos años. Esta perspectiva considera los derechos humanos como un marco regulador aceptado por la comunidad internacional, capaz de orientar el proceso de formulación, implementación y evaluación de políticas públicas en el campo del desarrollo.

En el marco de las negociaciones regionales de un instrumento jurídico que permita la implementación de los derechos de Acceso a la información, Participación y Justicia Ambiental consagrados por el principio 10 de la Declaración de Río de 1992, la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) entregó a los Estados parte un documento preliminar sobre el cual se negociará, y que establece estándares importantes en materia de acceso a la información y participación ciudadana en procesos de toma de decisiones ambientales, el cual consideramos constituye
un parámetro importante que se debió integrar a las consultas nacionales sobre Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDCs por sus siglas en inglés). Así mismo, la Iniciativa de Acceso TAI, una red de organizaciones de todo el mundo que trabaja en pro de los derechos de acceso, ha establecido ciertos parámetros básicos que deben cumplir los Estados al momento de hacer consultas públicas de temas ambientales.

La Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) estableció entre sus disposiciones que los Estados tienen el deber de procurar la capacitación y sensibilización del público sobre los temas de cambio climático, permitir el acceso del público a la información y además estimular la participación más amplia posible en este proceso, incluyendo a las organizaciones no gubernamentales y ciudadanía en general. Este compromiso exige entonces que los
Derechos de Acceso a la Información y a la Participación Ciudadana sean reconocidos y garantizados en todos los procesos que emprenda el gobierno en cuanto al cambio climático.

Por esta razón resulta importante analizar cómo estos derechos se han ejercido en los procesos de construcción de las INDCs a nivel nacional, especialmente teniendo en cuenta que éstas reflejan la visión de país respecto a la construcción y direccionamiento de políticas nacionales para la descarbonización de las economías y el fortalecimiento de los procesos de adaptación y resiliencia a los impactos del cambio climático, y constituyen la base fundamental para el acuerdo climático de París.

Evaluar los niveles de participación y transparencia en la construcción de las INDC resulta esencial, por lo que se deben tener en cuenta procesos como la realización de consultas públicas abiertas, participativas y efectivas en las cuales la sociedad civil haya podido emitir sus opiniones y comentarios acerca de las acciones del Gobierno y que dichos comentarios hayan sido tenidos en cuenta en los procesos de Toma de Decisiones.

Revisa el documento “INDCs y participación ciudadana en América Latina” elaborado por Sandra Guzmán y Mariana Castillo de GFLAC.

Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático presente en debate en COP21

(04 de diciembre) El 3 de diciembre Cristóbal Reveco, Director de Adapt-Chile y Gonzalo Durán, Alcalde de Independencia, participaron del Diálogo el papel de los Actores Locales en la transición energética organizado por Energy Cities  en el marco de la COP21 en París.

En el marco de la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático (COP21), que se desarrolla en París, se han realizado actividades que abordan diversas temáticas respecto a cómo generar políticas públicas, educación y tecnología para mejorar la situación de las comunidades ante el cambio climático y disminuir sus efectos.

En esta línea Energy Cities, organización que reúne a autoridades locales que se encuentran en post de un cambio energético, organizó para esta COP21 un programa de diálogos respecto a las experiencias locales que están desarrollando una transición energética, los éxitos y desafíos que enfrentan y cómo se están organizando en los diversos países.

En el foro “El papel de la gobernanza local en el alcance de la transición energética” Adapt-Chile y el Alcalde Durán en representación de la Red Chilena de Municipios, expusieron sobre la experiencia que la Red ha tenido en Chile y en particular sobre el caso de la comuna de Independencia. El alcalde Gonzalo Durán abordó los principales desafíos que está llevando a cabo su administración, a través de una política de mitigación del fenómeno a nivel comunal. “El Cambio Climático es un problema político, es decir, una realidad ineludible, que la única forma de resolverla es a través de la colaboración entre el poder institucional y el poder ciudadano. Por ello, ya comenzamos con la elaboración de un Plan Local de Cambio Climático, que consta básicamente de dos etapas: capacitación medioambiental para la comunidad y la implementación de acciones sostenibles en los entornos vecinales: huertos urbanos, puntos de reciclaje, deshidratadores y hornos solares, entre otras”, dijo el edil como parte de su ponencia: “El rol de los gobiernos locales en el compromiso de la transición energética”.

Cristóbal Reveco por su parte explicó ante la duda de la audiencia por el número reducido de municipios que participan o abordan este tema, que la falta de debe abordarse desde varias aristas; política, tecnológica, financiamiento y participación. “Existe una falta de conocimiento por parte de las autoridades locales que ha implicado que no haya voluntad política para generar planes ante el Cambio Climático, esto sumado a un desencuentro entre las comunidades locales y las personas capacitadas y con conocimiento respecto estos temas, más una falta de financiamiento, ha implicado que en Chile estemos bastante atrasados en cuanto a avanzar en un plan de cambio energético a nivel comunal. Sin embargo, con la Red hemos avanzado en generar capacidades y en involucrar a las autoridades, la ciudadanía y la academia para el desarrollo de planes de Cambio Climático adecuados a la realidad local y creemos que ha sido una experiencia exitosa a pesar de estas dificultades”.

La Red Chilena de Municipios y en particular Adapt-Chile seguirán participando de los variados eventos que se desarrollan a propósito de la COP21 aportando al debate desde la experiencia chilena.